Existen dos opciones económicas para empezar a ahorrar con renovables. Le asesoramos para que seleccione la mejor opción:

1. COMPRA EN PROPIEDAD

Es la opción más productiva económicamente hablando. Genera el mayor ahorro posible, pero incrementa el endeudamiento financiero.

Es una opción especialmente interesante mientras duren los préstamos blandos de la Banca para proyectos de energías renovables o si se dispone de un excedente para reinvertir.

2. RENTING (HASTA 8 AÑOS)

Para los que no quieren comprar ni ataduras a largo plazo. Pagas una cuota mensual fija (incluye la puesta en marcha de la instalación, el mantenimiento y la reposición de cualquier elemento que pueda fallar) inferior al coste que su empresa tiene actualmente de energía (su empresa se beneficia de una pequeña parte del ahorro sin asumir ningún gasto, deuda o riesgo). A la finalización del contrato puede existir una última cuota de adquisición o puede decidir desinstalar o actualizar la instalación (sí, como un coche).

La principal ventaja es que se evita la descapitalización o endeudamiento de la empresa (no aparece en el Balance ni en el CIRBE). Es una opción ideal si no quiere contratos a largo plazo o como primer paso para empezar a conocer los beneficios de la fotovoltaica antes de comprometerse a un contrato a más largo plazo. También es una buena opción si se busca acometer una primera instalación de pequeño tamaño con la intención de hacer ampliaciones futuras.

¡No lo dude más y empiece a ahorrar con renovables!

No deje pasar más tiempo. ¡Contáctenos ahora y hablemos!